Un estudio afirma que podría predecir si un bebé acabará padeciendo autismo a los seis meses de edad.

Esto sería un gran avance ya que hasta ahora no se podría diagnosticar hasta el los 12 meses de edad y tras la evaluación de usa serie de síntomas conforme a unos patrones de comportamiento. Según un estudio realizado por por la Universidad de California en Davis ha encontrado que hay una alteración en el líquido cefalorraquideo que puede ser detectado por una resonancia magnética a partir de los 6 meses de edad. Este liquido en el espacio extraaxial podría ser un signo de que no se está filtrando y drenando como debiera, provocando una neuroinflamación que no ha podido ser eliminada.

El estudio se realizó a 342 bebés con edades entre 6, 12 y 24 meses, de los cuales hasta 221 de ellos contaban con hermanos mayores con diagnóstico de TEA. El estudio arrojó que los bebés que acabaron desarrollando TEA tenían una cantidad de líquido cefalorraquideo significativamente mayor a la edad de 6 meses.

Mayor líquido cefalorraquideo implicaría mayor posibilidad de padecer autismo

El estudio concluye con que aquellos que son detectados con una mayor cantidad de líquido cefalorraquideo tienen un porcentaje de posibilidades de un 70% de desarrollar autismo.

foto cerebro de bebe con autismo

Resonancia magnética de un bebé de 6 meses diagnosticado de TEA a los 2 años (dcha), y un cerebro de un bebé sin autismo (izda). – Carolina Institute for Developmental Disabilities (UNC-Chapel Hill)

Es una buena noticias que investigadores de todo el mundo centren sus esfuerzos en descubrir las causas y detectar lo mas tempranamente posible el autismo. Quiere decir que cada día estamos mas cerca de unir las piezas del puzzle.

Deja un comentario